Desde 1892, Pedro y Giacomina Fagliano comenzaron a trabajar en el taller de la calle Tambo Nuevo y fueron creando lentamente la fama de artesanos que se expandió por el país y el mundo.


Sus hijos Antonio, Santiago, Pedro y José continuaron su tarea. En el año 1924 se incorporó, llegado de Sicilia, Eduardo Alighieri y sumó su conocimiento y experiencia. En 1929 nació Rodolfo, hijo de Pedro, quien junto a sus hijos Eduardo y Héctor manejan actualmente el establecimiento. Se especializaron en la fabricación de calzados respetando las tradiciones europeas, con una producción íntegramente realizada a mano y con un especial cuidado en la calidad y el detalle. En sus comienzos, Casa Fagliano trabajaba para clientes modestos y gente de campo. Con los años sumó a su clientela polistas, actores famosos, nobles y reyes. En la actualidad la cuarta y quinta generación de Fagliano sigue utilizando las mismas herramientas y métodos que sus ancestros. La confección sigue siendo a mano y cada persona cumple un rol dentro del proceso de producción.

Texto de prueba taller 2

En Casa Fagliano nos especializamos en la confección de calzado hecho especialmente para la práctica de polo y para el trabajo rural. Ubicado en Hurlingham, nuestro taller contiene no sólo historia, sino también las herramientas y algunas máquinas que se usaban hace más de un siglo.


Utilizamos materiales de primera calidad, y trabajamos bajo un riguroso método de elaboración artesanal para lograr en cada par, estilo, seguridad y comodidad con el fin de que usted pueda utilizarlo por muchos años.

Buscamos la satisfacción del cliente ante todo, por eso nuestro trato es personalizado, permitiendo que cada uno pueda elegir todos los detalles para el calzado a su gusto y necesidad.